El escenario global, con la mayoría de los países en cuarentena, está generando un impacto económico sin precedentes. Ya lo ha dicho la canciller alemana Angela Merkel, en relación a enfrentar una situación similar a la del término de la segunda guerra mundial. Hoy incluso se está pensando que, la gran depresión de los años 30, podría ser un escenario post covid-19.

La amenaza de un enemigo invisible, un virus, que se cuela por todas las rendijas sociales, afectando a todos los ciudadanos, manteniéndonos en nuestras casas, es algo quizás pensando, pero nunca imaginamos que lo llegáramos a vivir en carne propia. Y recordemos que hemos enfrentado como humanidad otros virus anteriores a este, ¿qué nos hace pensar que después del Covid-19 no vendrá otro?

La actual pandemia, no sólo cambiará nuestra forma de mirar la vida, cambiará nuestras prioridades y la forma de enfrentar el futuro. Estados y gobiernos también deberán replantearse modelos y estrategias de trabajo que aseguren un mayor bienestar a la sociedad, y que aseguren cadenas de suministros en actividades básicas como la alimentación y la salud.

A nivel tecnológico, los principales desafíos hoy día están en proveer insumos médicos que permitan a los equipos de salud atender a los pacientes sin enfermarse ellos también, y en generar un mecanismo / instrumento / metodología de detección de ser portador del virus. Lo anterior, obviamente precedido de un antiviral efectivo que nos proteja contra el virus. Si no, ¿cómo podremos volver a compartir en el colegio, en el trabajo, en la iglesia, en el café, en la universidad?

También deberemos acostumbrarnos a las nuevas dinámicas de interacción digital, como señala Fernando Reyes, ex embajador de Chile en China, en la Conferencia con el Profesor Joseph Westphal de la Universidad de Pensilvania*. Dinámicas de vinculación que hoy hemos visto en las redes sociales en ámbitos como la música, las clases en colegios, la familia, etc.

Estamos siendo testigos y actores del inicio de cambios de la sociedad a nivel global. Hoy es poco probable establecer escenarios que describan un desenlace final con márgenes de error aceptables. No obstante, el siglo pasado nos puede dar algunas luces de cómo una cadena de sucesos en las primeras tres décadas del siglo XX afectó de manera decisiva y permanente la civilización humana. El siglo XX comenzó con la primera guerra mundial 1914, productos de las disputas por el poder hegemónico entre las potencias de la época, continúa con la pandemia o gripe española de 1918 y posteriormente la gran depresión de 1929. Los resultados posteriores serían caóticos y dramáticos para el mundo, la humanidad tendría que enfrentar una segunda guerra mundial con más de 50 millones de víctimas, hasta que finalmente el mundo establecería un equilibrio global de poderes en lo que se conoció como la guerra fría.

El trágico proceso vivido por la humanidad en la primera mitad del siglo XX, también trajo avances para la civilización, tales como mayor preocupación por los derechos humanos (creación de la carta de Derechos Fundamentales en la ONU), o el New Deal de Estados Unidos en el gobierno de Franklin D. Roosevelt para enfrentar las consecuencias de la gran depresión de 1929. En Chile, en esta misma época, el Presidente Pedro Aguirre Cerda impulsó transformaciones estructurales en materia de educación y fomento productivo con el fin de enfrentar las secuelas de la gran depresión.

Los seres humanos somos los seres vivos que más impacto generamos sobre el entorno que habitamos y no estamos condenados a repetir nuestros errores. Hoy tenemos la gran oportunidad de aportar a la co-creación de este nuevo mundo, cada uno desde su ámbito de acción, desde sus posibilidades.

Tenemos la oportunidad de participar en las transformaciones que sean necesarias, gracias a la tecnología y a las dinámicas de interacción digital, para convertir este suceso dramático en un cambio positivo, conscientes de que existirán costos, pero está en nosotros el trabajar para que estos afecten en lo menos posible el bienestar de todos y no repetir las tragedias de nuestra historia en los últimos 100 años.

Hoy podemos pensar, reflexionar y aportar a cómo queremos construir nuestro nuevo mundo que ya ha comenzado. Debemos aprovechar este tiempo para prepararnos.

*Conferencia organizada por el Centro UC de Estudios Internacionales CEIUC, vía zoom el 2 de abril de 2020.

Escrito por la Decana de la FCJE-UFRO, Dra. Valeska Geldres Weiss

 

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
X